Un tema que me apasiona.

Empecé “por casualidad”, tras el seminario de Ginecología, en el que no se habló de fertilidad… llegó una joven para tratamiento de sus cefaleas, intensificadas, me cuenta, por problemas en su último tratamiento de reproducción asistida: imposible de nuevo, sus ovocitos no crecen. Pensé que aplicando los conceptos de osteopatía y las técnicas recién aprendidas, quizás podría ayudar en su proceso, hice todo lo que se me ocurrió… días después sus ovocitos, contra todo pronóstico, tenían un tamaño adecuado para seguir el proceso! ya Sergio debe tener unos 13 años :).

Poco a poco empezaron a llegar mas pacientes con dificultades para conseguir su embarazo, y hasta hoy, que perdí la cuenta de los muchos éxitos y, algunos fracasos también. Un camino difícil pero maravilloso, difícil porque en España no había nadie que trabajara específicamente en fertilidad, nada de bibliografía, ni referencias… y maravilloso porque ha sido un descubrimiento constante, un aprendizaje con cada pareja, con cada desilusión, con cada nacimiento.

Digamos que, desde la osteopatía, se miran y se tratan problemas que, en otras disciplinas, no se observan ni tienen herramientas para mejorar. Es de gran ayuda asociada a técnicas de Reproducción Asistida.

    

 

 

 

 

Indicaciones en patologías de la reproducción: ciertos problemas de fertilidad: en relación con ciclos anovulatorios con amenorrea primaria o secundaria, con permeabilidad tubárica macroscópica; de causa central (eje hipotálamo-hipófisis), de causas mecánicas del ovario y/o del útero, por el sistema ligamentario y fascial, con restricción del peristaltismo tubárico y uterino y, de tipo congestivo por los sistemas vasculares arterial, venoso y linfático; sin olvidar la parte neurovegetativa en relación con los plexos solar e hipogástrico, diafragma, columna vertebral, etc.

 

Enlace a entrevista en Información TV sobre Osteopatía y Fertilidad en julio de 2013.

Y el artículo que acompañó:

OSTEOPATIA Y FERTILIDAD

La Osteopatía es un acercamiento diagnóstico y terapéutico manual que busca la integridad estructural de todos los tejidos del organismo humano, con el propósito de mejorar su función y conseguir una buena salud. En España, los diplomados universitarios en fisioterapia podemos acceder a varias escuelas que realizan estudios de posgrado siguiendo normas europeas de contenidos y créditos, ofreciendo así todas las garantías.

Si, como está visto, los fisioterapeutas especializados en Osteopatía, podemos ayudar en problemas que se salen de los “típicos” dolores de espalda, articulares, lesiones musculotendinosas, esguinces…etc., es decir, en disfunciones digestivas, alteraciones pleurales y pulmonares, migrañas de origen visceral y, cómo no, dismenorreas, síndrome premenstrual, menopausia, dispareunias… ¿Por qué no plantearnos ayudar en problemas de Fertilidad? Al fin y al cabo, algo no funciona bien en la fisiología, cuando ese embarazo no llega.

 A veces nada parece ir mal, los controles médicos son normales, analíticas de sangre, hormonas, pruebas de nombre impronunciable, como la molesta histerosalpingografía, la tediosa de realizar curva de temperatura, incluso cariotipos, coagulación, etc.

En otras ocasiones, sí hay algún problema definido, asociado a factores de riesgo, edad, miomas, quistes, baja reserva ovárica, abortos de repetición, mala respuesta a estimulaciones previas, o simplemente historial de técnicas de reproducción asistida fallidas.

Pero hay algo que no se mira, es campo de los osteópatas, la movilidad, el movimiento de todas las estructuras implicadas, fundamentalmente la pelvis, la motilidad visceral, el movimiento propio e intrínseco del útero, las trompas, los ovarios, deben estar presentes en correcta amplitud y ritmo. Siguiendo la filosofía global de este enfoque, buscaremos de pies a cabeza, qué puede estar interfiriendo, qué adaptaciones o compensaciones influyen en el proceso, qué no permite al organismo expresarse en salud.

Cicatrices locales, y no tanto, restricción de fascias y ligamentos internos, congestión abdominal, articulaciones sacroilíacas en disfunción, tensión de membranas, desequilibrios neurovegetativos…  ¿quién no los tiene? Casi nadie, este ritmo de vida que nos hemos impuesto, y más las mujeres, es lo que tiene.

Pero la buena noticia es que con este tipo de tratamiento manual, global, centrado en la persona y no en el problema, creando un espacio de confianza para expresar el deseo y el desazón, que permita liberar esas emociones reprimidas por el papel de “superwoman” que hemos asumido, se puede ayudar mucho en problemas de fertilidad, mejorando a la pareja y, sobre todo, a la mujer, se optimiza la fisiología de la reproducción.

Eso sí, efectos secundarios tiene, por ejemplo: que se normalicen los ciclos, que desaparezcan esas cefaleas o lumbalgias rebeldes, que no se hinche tanto el abdomen en la menstruación, que ésta transcurra sin dolor, que disminuya el mal humor, que mejore la calidad de las relaciones sexuales… en fin, efectos deseables y, si con todo no se logra ese embarazo deseado, porque factores hay múltiples, al menos habrá mejorado nuestra salud y bienestar.

Siguiendo con el socorrido símil de la semilla, suelo decir que no solo es importante plantar la semilla en la tierra,  si no que en estos tiempos, se hace imprescindible “mejorar la calidad de la semilla y abonar el campo para que ésta germine mejor”, eso es lo que hace la Osteopatía.

Tras mis casi 10 años de experiencia en este tema, ya sea como tratamiento único o asociado a técnicas de reproducción asistida, esta terapia sencilla, agradable, de bajo coste y, sin efectos adversos, sin ser infalible, está dando resultados muy buenos.

No me deja de sorprender cómo, en ocasiones una sola sesión basta, pero lo más enriquecedor es ver cómo esas futuras mamás y esos futuros papás hacen un camino vital a través de estos procesos, cómo crecen y evolucionan individualmente y como proyecto de vida en común. Quizás, ese era también el movimiento que debían restaurar.

Laura Mas. Fisioterapeuta y Osteópata especialista en Ginecobstetricia. Centro Saludalia, Alicante.